Non classé

Introduce a tus hijos en las artes circenses

¿Tus hijos nunca son más felices que bajo una tienda de campaña y no se cansan de admirar payasos, acróbatas, domadores, mimos y otros prestidigitadores? Llevarlos a ver actuaciones es una cosa, pero ¿alguna vez has pensado en introducirlos en las artes circenses? Ofréceles la oportunidad de vivir esta divertida y enriquecedora experiencia. En el programa: descubrimientos, retos, risas y encuentros para jóvenes y mayores por igual…  

Una enseñanza muy lúdica

Para muchos niños y sus padres, el circo es una verdadera escuela de vida. Es un lugar de intercambio, descubrimiento, expresión y juego. Malabares, mimo, acrobacias, trapecio, pintacaras: actividades divertidas y gratificantes que permiten a los niños tomar conciencia de su cuerpo y del espacio que les rodea. Poco a poco, aprenden a llegar a los demás, a controlar sus emociones, a superar sus miedos y timidez. Sean deportistas o no, no importa, porque las actividades son muy diversas. Trabajan en equilibrio, aprenden a expresarse en público, poco a poco se familiarizan con los equipos aéreos, aprenden a manejar objetos… Su creatividad está constantemente en demanda, especialmente cuando tienen que presentar un pequeño espectáculo al final de la pasantía o taller. Muy orgullosos de su desempeño y conscientes de su capacidad de aprendizaje, ¡no dudarán, posteriormente, en embarcarse en otras experiencias!  

Cursos, talleres y prácticas

La mayoría de las veces, estos talleres tienen lugar en escuelas de circo o centros de animación, ¡pero también se pueden organizar bajo la carpa de un circo real! Queda elegir tu fórmula favorita: clases semanales, prácticas de varios días durante las vacaciones escolares o taller de un día para los más indecisos. Nivel de supervisión y seguridad, ¡todo está asegurado! ¡Los animadores, titulares del BIAC (Brevet d'Initiateur aux Arts du Cirque), velan por sus hijos y se comprometen a hacerlos pasar momentos inolvidables! Para ello, tus querubines suelen dividirse en pequeños grupos, según su edad y nivel. – De 3 a 4 años: Despertar y motricidad. El niño va a descubrir su cuerpo y otros a través del juego. – De 5 a 8 años: Iniciación. El niño explora sus habilidades físicas y creativas. – De 9 a 12 años: Mejora. La técnica refuerza los logros. – Del 13 al 16: Profundización. El joven artista se especializó y comenzó a acercarse a la actuación. Para saber: para inscribir a su hijo en escuelas y centros de animación, deberá obtener un certificado médico. Un atuendo adecuado Por el lado del equipo, nada especial excepto que se recomienda hacer que sus hijos usen ropa suave y cómoda, para darles una verdadera libertad de movimiento. Para las niñas: calzoncillos y un par de zapatillas de gimnasio. Para los niños: ¡pantalones de chándal y las mismas zapatillas! También ten cuidado de atar el cabello de tus niñas: ¡una cola de caballo o pequeños macarrones a cada lado servirán! Algunos se dirigen a la Escuela Nacional de Artes Circenses en Rosny-sous-Bois. Esta escuela, reconocida a nivel nacional por su formación de futuros profesionales del circo, también da la bienvenida a los niños para las clases semanales. ¡Y la enseñanza se hace directamente debajo de su gran carpa! La Federación Francesa de Escuelas de Circo: encontrarás todas las escuelas de circo, en todas partes de Francia. Cirqu'Aouette: en el distrito 13 de París. ¡Una escuela diseñada para dar a los niños los medios para desarrollar su personalidad y no para transformarlos en estrellas de circo! El Centro de Investigación y Ocio Grange aux Belles: en el distrito 9 de París. ¡Muchos horarios disponibles para introducir a sus hijos a las técnicas de circo! Circo y percusión: en el distrito 18 de París. Clases todos los domingos para niños de al menos 5 años. ¡Las pasantías también se ofrecen durante las vacaciones escolares!